lunes, 16 de agosto de 2010

La soja ¿nos alimenta o nos mata? ¿Nos alimenta y nos mata?

En el principio, fue un artículo de Gustavo Grobocopatel en Clarín, y lo que era caos y oscuridad comenzó a ordenarse e iluminarse:

http://www.clarin.com/opinion/Proteinas-arma-negociacion-mundo_0_311368927.html

Allí, el zar de la S0ja argentino y globalizado, nos indicaba claramente que si el mundo quiere alimentos, y Argentina se los puede proveer, entonces el mundo tendrá que comprarnos todo lo demás que Argentina quiera vender, si es que quiere esos alimentos.

Por ello, la soja no es sólo soja. Ni siquiera es aceite y milanesas de soja. Ni siquiera es pollos, vacas y chanchos argentinos alimentados con soja argentina. Es también todo lo que argentina pueda producir y vender al exterior, incluso si no tiene a la soja como insumo. Porque si quieren soja y nosotros sabemos negociar con el mundo, podemos imponer que también nos compren de lo otro.

¡Qué atractivo!
¡Qué interesante!
¡El mundo está, o estará, o podria llegar a estar, a nuestros pies! ... Si es que "sabemos" negociar.

¿Sabemos?
¿Quiénes?
¿Los productores de soja?
¿Acaso son también productores de aceite y de milanesas de soja?
Puede ser...
¿Acaso son también productores de pollos, vacas y chanchos, que comen soja?
Es un poquito más difícil, pero también puede ser...
¿Acaso son productores de tractores y maquinaria agrícola?
Eso es ya aún más difícil, pero todavía puede ser...
¿Son productores de cualquier cosa que se quiera vender al exterior?
Seguro que no.
Entonces, me pregunto...
¿Quién pone qué condiciones y a quién?
¿Los productores de soja, no venderán soja a China, si China no compra a los productores de estructuras metálicas, por dar un ejemplo, un determinado volumen anual???
¿Y porqué harían eso, si tienen buenas propuestas de compra, a buenos precios?
¡Qué raro! ¡Grobocopatel no lo explicó en su artículo! ¿Se habrá olvidado?
¿Tal vez piensa Grobocopatel en un IAPI?
¿El Estado adquiere toda la producción de Soja y la vende al mundo sólo si el mundo nos compra estructuras metálicas, máquinas herramientas, software informático?
Eso podría garantizar la idea...
¿Pero realmente pensará en esto Grobocopatel?
¿O piensa tal vez que los productores y exportadores de soja terminarán adquiriendo el control de otras producciones exportables, quizás no tan competitivas ni tan rentables, pero sí factibles siempre y cuando "alguien" pueda negociar simultáneamente con todos los productos?
¿O simplemente tirará la idea para embaucar a los ingenuos?
O algo peor aún, para que se piense en otras cosas, y no en los peligros de la contaminación, de la desertificación, de la agricultura sin agricultores.
Y entonces viene Mempo Giardinelli, a quien Grobocopatel tuvo la deferencia de "enviarle" el artículo (por las dudas que Mempo no leyera Clarín), y le contesta lo siguiente:

http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-151117-2010-08-11.html

Y entonces, no hay más remedio que empezar a hablar de otras cosas, a las cuales el valiente Zar de la soja no escurre el bulto y contesta:

http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-151221-2010-08-13.html

Está todo bien: el glifosato se destruye al llegar al suelo. La disminución de la mano de obra en la producción no es un fenómeno nuevo, ni es un fenómeno argentino, ni es algo que pasa con la soja, pasa hace mucho, pasa en todo el mundo, y pasa en el campo, en la industria y en la minería. Y lo más lindo es que "Grobo" no tiene empacho en decir que, para él, es algo positivo...

Eso dejó picando unas cuantas pelotas, aprovechando que volvió el fútbol, y ayer, domingo, previo a un lunes fieriado, es decir sabiendo que hay más tiempo para leer, Mempo y Natanson escriben sendos artículos que también son para leer:

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-151356-2010-08-15.html

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-151380-2010-08-15.html

Y para no ser menos, hoy se agrega al debate Aldo Ferrer:

http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-151416-2010-08-16.html

¡Qué lindo!
¡Qué democrático!
¡Qué respeto por la opinión!
¡Qué civilizado!

Si no fuera porque desde hace decenios se está llevando a cabo un experimento agrícola, social, económico y cultural sin precedentes justo en nuestro país, con nuestra tierra y con nuestra gente, que va a tener efectos aún impredecibles pero seguro irreversibles, esto sería un excelente debate académico.

El punto es: ¿el mercado internacional tiene que estabecer qué producimos y cómo?

¿Quién, cómo, y desde qué lugar toma las decisiones que nos van a afectar por décadas?

2 comentarios:

Edukator dijo...

Es muy interesante ese otro aspecto que señalás la "sojzación cultural o mental". Hemos visto lo que ya significó la "dolarización". Basta recorrer pueblos del interior de la provincia para comprobar lo que significa la hipnosis sojera.

nowhere man dijo...

Efectivamente, un productor que se convierte en mero arrendador de su campo, y comienza a vivir de la renta que eso le da, y puede vivir lejos de su campo y despreocuparse de todas las tareas que por generaciones habían sido parte de su vida y por tanto de su cultura, ya no piensa como productor, no vive como productor. El ser determina la conciencia, dijo alguien. Ya no es el trabajo, ni el de él ni el de su familia, ni el de sus peones, lo que le dará de comer. Y eso no tiene vuelta atrás...