martes, 12 de abril de 2011

Si dejamos de hacer macanas, todavía estamos a tiempo

Primero los hechos:

1. Pino Solanas no tiene ninguna posibilidad de llegar al ballotage en las presidenciales de octubre.

2. Si es candidato a presidente, y no llega al ballotage, al día siguiente de la elección tendrá que pensar muy seriamente en cuál será el futuro de su alianza política, y el de su figura derrotada como principal dirigente de ese espacio. Preservar a los dirigentes más importantes no es un problema menor en fuerzas nuevas. Así como se potencian con buenos resultados electorales, también se dañan mucho más cuando esos resultados son malos

3. Si tuviera posibilidades de llegar al ballotage y de ganarlo, el espacio político que impulsa su candidatura a presidente, con su actual grado de organización, de debate, de coherencia interna, de relaciones con los actores sociales, económicos e institucionales, no está en condiciones de gobernar el país.

4. Claudio Lozano no tiene ninguna posibilidad de llegar al ballotage en la ciudad.

5. Si se presenta, va a ser candidato de la fuerza política que en la última elección legislativa quedó segunda después del PRO, erigiéndose en principal fuerza opositora en el distrito, ganando en votos al kirchnerismo. Pero lo más probable es que disminuya notoriamente su caudal de votos, que quede por debajo del macrismo y también del kirchnerismo, y que éste reclame para sí el rol de principal oposición a la derecha en la ciudad, y de representar mejor al electorado progresista local.

6. Si es candidato a Jefe de Gobierno, además de perder, no va a poder renovar su banca de diputado, y va a quedar afuera de las instituciones, echando por tierra un trabajo de años en el que logró el reconocimiento de un importante sector de la población, gracias, y no a pesar, de su presencia institucional.

7. Pino Solanas, en cambio, tiene la posibilidad de disputar con éxito la jefatura de gobierno porteña, incluso de ganarle a Macri en un ballotage y de encabezar un gobierno en la ciudad. Y por difícil que sea gobernar la ciudad, es un desafío infinitamente menor que gobernar un país.

8. Aún si Pino pierde en el ballotage, se consolidaría su espacio político como principal oposición en la ciudad, incrementando los puestos en la legislatura y en la cámara de diputados de la nación. Le ganaría al kirchnerismo en la ciudad con cualquiera de sus tres candidatos, arrastraría votos en la lista de legisladores y trasladaría ese efecto arrastre a las legislativas nacionales, que se harán después, con el lógico envión de un buen resultado.

9. En ese escenario, Claudio Lozano podría renovar su banca en la cámara de diputados de la nación, donde ha hecho un excelente trabajo político y legislativo, o bien, si Proyecto Sur accediera al gobierno de la ciudad, tendría un rol significativo en ese gobierno.

10. Proyecto Sur y sus aliados podrían apoyar la candidatura de Hermes Binner a la presidencia de la Nación, con un acuerdo programático y siempre que no vaya en una alianza con la UCR. Incluso si eso no ocurre, pueden jugar un rol testimonial muy digno con algún candidato de peso simbólico, como Víctor De Gennaro. La mera posibilidad de que Pino no dispute la presidencial obliga a pensar intuitivamente en alguna de esas dos posibilidades.

11. El espacio político podría reforzar su presencia en la cámara de diputados, y según cómo sean sus alianzas, podría basar su desarrollo futuro a partir del “gobierno” de tres distritos importantes del país: Córdoba (Juez), Santa Fe (Socialistas) y Ciudad de Buenos Aires (Pino Solanas), siendo esa una perspectiva totalmente diferente para 2015. Fuerzas afines gobernando en tres distritos como los mencionados pueden hacer más visible la perspectiva de un gobierno nacional y ayudar así a la propia construcción del bloque político.

Ahora las formas:

1. Pino Solanas anunció que podía ser candidato a jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires por medio de una entrevista al diario La Nación.

http://www.lanacion.com.ar/1363425-solanas-no-descarta-ir-por-la-ciudad

2. Antes de eso, ya era notoria la candidatura a ese mismo puesto de Claudio Lozano, con acuerdo de Pino Solanas en declaraciones públicas.

3. El “nuevo escenario” fue objeto de comentarios y especulaciones en la prensa y en los medios políticos, mientras que, aparentemente, no hubo contactos conocidos entre Solanas y Lozano, o entre los principales dirigentes de Proyecto Sur y sus aliados, para tratar el tema.

4. Pino Solanas vuelve a hacer declaraciones en las que dice que Lozano no “mide” bien en las encuestas, y hasta desliza que es por su propia falta de capacidad para crecer en el electorado porteño.

http://www.lapoliticaonline.com/noticias/val/72662-6/solanas-“es-una-macana-que-lozano-mida-bajo-en-las-encuestas-.html

5. Claudio Lozano también declara que él podría pensar que el verdadero motivo de Pino Solanas es que él no mide bien en las encuestas para presidente.

http://www.lapoliticaonline.com/noticias/val/72709/lozano-le-responde-a-pino.html

¿Qué queremos decir con todo esto?

En principio, y parafraseando a Perón, que “la única verdad es la realidad”.

La realidad es que lo mejor, para el espacio político constituido por Proyecto Sur (Solanas), Unidad Popular (De Gennaro), Buenos Aires Para Todos (Lozano), Libres del Sur (Tumini), es que Pino se presente en la ciudad de Buenos Aires y explorar la posibilidad de alianzas con el Socialismo (Binner), el GEN (Stolbizer), el Partido Nuevo (Luis Juez) con miras a presentar una fórmula presidencial común, si es que se llega, o al menos con miras a continuar trabajando en bloque para llegar a 2015 con ese objetivo.

Y hasta desde el punto de vista individual, la realidad es que esa opción es mejor tanto para Pino Solanas como para Claudio Lozano.

Ahora bien, si las formas que eligen los diferentes actores para reconocer públicamente esta realidad y, en razón de ella, modificar acuerdos preexistentes, terminan rompiendo toda posibilidad de articulación entre ellos y sus organizaciones, todas pequeñas e intrascendentes por separado, entonces lo positivo de reconocer una realidad a tiempo, no va a poder evitar lo negativo de abortar el desarrollo de la criatura en su etapa embrionaria.

Si dejamos de hacer estas macanas, todavía estamos a tiempo de darle algo bueno a este querido país. Depende de ustedes, señores referentes políticos. No nos vuelvan a dejar en la estacada.

No hay comentarios: